Sun, de Yokomitsu Riichi

Estaba pensando yo donde comprar libros de segunda mano, mirando sitios recomendados, pensando en tiempos lejanos, en una lejana tierra insular, reinaban diferentes cacicazgos. Además, en este lugar enigmático y olvidado, los hombres respetaban la naturaleza y vivían en armonía con los animales. El sol es testigo de esto. En esta tierra vivía una princesa de indescriptible hermosura. Esta última, feliz, esperaba ansiosa el día de su boda. La armonía y la alegría reinaban en el país de la joven princesa. Cuando Himiko se cruzó en el sendero del príncipe del país contrario un óptimo día…

Y la desgracia y la desolación se apoderaron de él. La futura reina Himiko era tan hermosa que los hombres, locos de pasión, perdieron la cabeza. El cariño, como una sustancia, contamina los pobres corazones de los hombres, y este amor se transforma en obsesión. ¡Ahora mismo no pasa nada! El sol es testigo de esto. Desde entonces, los hombres subordinados por sus impulsos emprenden lo que mejor saben hacer: la guerra, en tanto que la princesa de hermosura mortal escoge vengarse usando sus encantos y su intelecto.

Cuando vi que al final un libro de Yokomitsu Riichi acababa de ser traducido al francés (publicado por Anacharsis) no pude soportar la adquisición. Además, desde las primeras líneas del texto, uno se otorga cuenta de que tiene en sus manos una obra como ninguna otra. Y al cerrar el libro, nos encontramos terminantemente convencidos… “Sun” es el “Salammbô” japonés. De hecho, fue cuando descubrió la novela de Flaubert en 1919 que el joven Yokomitsu Riichi tuvo la iniciativa de escribir su novela. Así, entre la iniciativa original y la traducción francesa, sólo llevó unos cien años.

“El grupo de vírgenes regresó de los accesos de un manantial enroscado en el hueco de la colina, con sus jarras de agua clavadas en la cabeza; desaparecieron cantando en la mitad de un bosque de Albizias. En las rocas que rodeaban el manantial, detrás, una aún fría flor de espadaña yacía aplastada entre los extractos del frasco. Después el sol se inclinó hacia el oeste sobre la bahía de Ariaké, que se ensanchó al pie de la colina”.

Yokomitsu Riichi es un escritor modernista en fase de prueba japonés, nativo de 1898 y fallecido a los 49 años en 1947. Este último pertence a los varios autores japoneses (con inmenso talento) correspondientes a la rama literaria de los “escritores malditos”, pero irreconocible en Occidente. De hecho, de esta generación sólo Akutagawa Ryûnosuké y Kawabata Yasunari están bastante bien traducidos. El increíble epílogo regresa a la crónica de estos escritores japoneses de entreguerras y “aplastados por sus consagrados superiores”, así como a la génesis de la novela “Sun”.

El libro de Yokomitsu Riichi empieza delicadamente… La descripción del lugar en el que evolucionan los personajes principales es atractiva. Pensamos en el universo y los dibujos de Hayao Miyazaki. Una pareja se quiere y se divierte fingiendo ser indiferente. Hay una atmósfera despreocupada. No obstante, muy rápidamente la tensión incrementa y el marco súbitamente se ve menos idílico. Los hombres son violentos, alcohólicos, goinfres, estúpidos… Las mujeres sólo se usa para agradar las pretenciones naturales del hombre dominante… Sólo recalca la princesa Himiko. Al final, la historia se transforma en un mundo de crueldad loca. Giros de espadas, chorros de sangre, brazos, piernas, cabezas vuelan. Pensamos en ámbas reconocidas situaciones de la película “Sanjuro” de Akira Kurosawa con el inolvidable Toshiro Mifune. En este laberinto de crueldad, ¿seguirá brillando la hermosura de la princesa Himiko, como un sol? Como un tornado, nos empuja la singular escritura del escritor. Yokomitsu Riichi va directo al grano, su estilo es una delicia. Salimos del libro confundidos. Leer “Sun” de Yokomitsu Riichi es toda una experiencia!

¿A quién le agradan las novelas de caballería? ¿Cuáles me puede sugerir?

Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *