Historias de la Kolyma, de Varlam Chalamov

“Las “Historias de la Kolyma” de Varlam Chalamov es un libro que he amado leer a lo largo de varios años. Pero retrocedí, retrocedí, retrocedí lo ineludible. Una ineludible que sabía que iba a ocurrir en algún momento, porque no podía perderme este monumento de la literatura rusa, más allá de las (casi) 1600 páginas que más de una vez hicieron que mi motivación fallara.

Sin embargo, más allá de mi deseo de leer, no sabía verdaderamente qué aguardar de este libro de Varlam Chalamov, pensé que me encontraría con una novela del mismo tipo que “La guerra y la paz” de León Tolstoi, pero es otra cosa que descubrí… Pero volvamos a la síntesis del libro. ¿Qué dice esta última? En “Historias del Kolyma”, Varlam Chalamov cuenta su vivencia del gulag de la Unión Soviética, un espacio donde vivió a lo largo de 15 años. Arrestado (en 1937) al principio por actividad trotskista contrarrevolucionaria, y más tarde por haber considerado a Ivan Bounin un enorme escritor, Varlam Chalamov fue al final liberado en 1951 para ser rehabilitado terminantemente después de la desaparición de Stalin en 1953. También fue en Moscú donde Varlam Chalamov se comprometió a escribir “Cuentos del Kolyma”, un libro que cuenta su vivencia en el campo de Kolyma, un espacio llamado la “tierra de la desaparición blanca”, un espacio que puede lograr los -50°. Y al final, ¿cómo es la vida en Kolyma? La región es fría e inhóspita. Como posiblemente imagines, vivir en Kolyma no es muy divertido, más seriamente la vida es una pesadilla, es inclusive el infierno en la tierra, un infierno frío y helado a distingue del infierno en la otra vida. Paradójicamente, la vida en un gulag se organiza como una sociedad por derecho propio, habitual, estamos trabajando allí, vivimos allí, morimos allí, reímos allí, lloramos allí… Además, en numerosas oportunidades, olvidamos que la historia tiene lugar en un campamento, pero muy rápidamente la verdad nos consigue. De hecho, hay de todo en un gulag, inclusive algo de solidaridad, pero más que nada crueldad y padecimiento, es un espacio terrible que se puede contrastar con los campos de concentración nazis.

Mientras se encontraba en la noche, me brindaron la luz del día: un avance evidente, una confirmación, un éxito en la dañina pero salvadora progresión de la enfermera “atrapada entre los enfermos”. No presté atención a mi sustituto: no me quedaban fuerzas para la curiosidad en ese instante, salvé algún movimiento, físico o mental; de alguna forma, tuve que resucitarme a mí mismo, y sabía que la curiosidad inútil podía ser cara.

Las “Historias de los Kolyma” fueron escritas de 1954 a 1973. Además, en el final la obra tiene dentro seis colecciones de cuentos, porque es con apariencia de cuentos que Varlam Chalamov decidió contar su terrible pasaje al gulag. A título indicativo, aquí están los títulos de las seis colecciones: “Récits de Kolyma (1954-1962)”, “Rive gauche (1965)”, “Virtuose de la pelle”, “Essais sur le monde du crime”, “Résurrection du mélèze (1966-1967)”, “Le Gant ou KR 2 (1970-72)”. Así, el creador habla de lo que vive, de lo que ve, de lo que oye… Y esto a través de historias en ocasiones muy cortas que hacen una o dos páginas, pero también con historias más largas que tienen la posibilidad de llegar a 30 o 40 páginas. Cada historia acaba con una fecha y entendemos que no fueron escritas en orden cronológico, lo que al final nos facilita leer los contenidos escritos como mejor nos parezca. El grupo es una obra brillante que exhibe un mundo en ocasiones violento, en ocasiones lamentable, en ocasiones inhumano, pero no sólo… Para finalizar, me gustaría decir que si las 1600 páginas te asustan, hay un condensado de unas 190 páginas de este colosal fresco.

¿Qué te se ve eso?

Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *